CMLP VEINTIUNA - CMLP XXI PROMOCION
  CERTAMEN C 2008
 

CERTAMENES CULTURALES

2008 2010 2011
2012 2013 2015

JUEGOS LEONCIOPRADINOS 2008 - CAT. III

ALTO EL PENSAMIENTO

Por:  Eduardo Del Aguila Horna

Narración ganadora de la medalla de oro

Era una noche de invierno del mes de Junio de 1965, Carlos cumplía el servicio de imaginaria en la cuadra de cadetes del Colegio Militar Leoncio Prado, su reloj marcaba las dos de la madrugada, el frio penetrante hincaba los huesos del joven adolescente, el capote verde no alcanzaba a cubrir su rostro de la humedad del ambiente el que se confundía con el calor de su rostro juvenil. Desde la ventana de la Cuadra de Cadetes se podía observar a lo lejos algún vehículo que se desplazaba por la novísima avenida La Marina; los terrenos circundantes al muro trasero del Colegio eran chacras sembradas de maíz que servían de escondite para los cadetes que salían como “contreros” a través de sus muros, como parte de las joviales aventuras de aquellos días.

Carlos pensaba en las pocas horas que tendría para dormir al termino de su turno de imaginaria, eran tan solo dos horas ya que su entrenamiento era de cinco a seis de la mañana.

Son las cinco de la madrugada, mientras otros jóvenes de su generación duermen plácidamente, Carlos tiene el compromiso con él y con su Promoción para las Olimpiadas Internas del Colegio Militar. Se quita el buzo, la piscina apenas puede verse, una espesa neblina cubre todo. Carlos se lanza y en grandes brazadas llega al otro extremo, solo su ímpetu de salir victorioso le hacen olvidar el frio de sus aguas. Carlos ¡Triunfa! Está en el podio de los vencedores y toda la Promoción celebra su triunfo.

Han pasado seis años de su egreso del Colegio, está próximo a graduarse en la Universidad, pero tiene un gran problema; un curso que por segunda vez desaprobó. Son las dos de la madrugada está estudiando, el sueño lo invade ya no puede más; de pronto siente el sonido del corneta que le dice” levántate”, se despierta y a su mente viene el recuerdo del frio, la piscina y el podio del vencedor, ¡Alto el Pensamiento! Se dice así mismo y continúa con sus estudios.

Abrazos, felicitaciones, brindis; tiene en sus manos el Diploma que acredita el termino de sus estudios, en su mente aparece el recuerdo de haber llegado primero en la piscina del Colegio Militar y decirse a sí mismo ¡Alto el Pensamiento como una Bandera! Primera oración del himno del Colegio Militar Leoncio Prado.

Cuarenta años han pasado desde el día que durante la clausura del año escolar, el Presidente de la Republica, entregara a Carlos el diploma de deportista destacado.

Es una tarde primaveral, Carlos siente un cosquilleo en todo el cuerpo, quiere moverse pero no puede, siente que una parte de su cuerpo se paraliza, todo pasa velozmente. Se despierta, está en una Clínica, el médico le dice: “Usted ha tenido un infarto cerebral, tendrá que luchar para recobrar su total movilidad”.

Los meses pasan y Carlos siente que la inmovilidad le gana. Se siente impotente en esta competencia, sufre, se desespera y llora como un niño; hasta que un día la enfermera le anuncia que tiene una visita, ingresan tres señores maduros que pintan canas, después de los abrazos y el reconocimiento de sus identidades comienzan los recuerdos y añoranzas de los días pasados en el Colegio Militar , son los promocionales, con su conversación le reconfortan el espíritu, es la voz del amigo juvenil, de esa etapa de la vida en que todo se puede y en que la juventud es un “divino tesoro”. El comentario es Carlitos tienes que recuperarte para que participes en las Olimpiadas de Ex Cadetes del Colegio Militar Leoncio Prado, estas palabras quedan grabadas en su mente.

Carlos esta solo en su lucha y sabe que debe comenzar; siente el frio de la madrugada, ante sus ojos están la piscina, los muros del Colegio Militar y la bruma que los cubría, de pronto viene a su recuerdo ¡Alto el Pensamiento como una Bandera!

Reunidos en un conocido restaurante criollo los integrantes de una promoción del Colegio Militar departen; están los saludos, el reconocimiento de cada uno ¡cómo has cambiado! ¡qué tal te fue…!  Todos hablan, cada uno tiene su propia historia, asomando la figura atlética de un triunfador, es Carlos el mejor nadador de la promoción, está allí, saluda, estrecha las manos de cada uno de los promocionales; pocos saben que ha llegado a la meta de poder caminar nuevamente.

Se inauguran  las Olimpiadas Anuales de Ex Cadetes del Colegio Militar Leoncio Prado, en la tribuna Carlos se pregunta ¿podre competir nuevamente? y otra vez aparece en su memoria ¡Alto el Pensamiento como una Bandera!

Allá voy se dice así mismo  y su entrenamiento consiste en caminar ida y vuelta toda la avenida Arequipa. Pasan los días y ya está en la piscina, se desliza como un pez en el agua, se siente ágil y vuelve hacer el joven de aquellos días en que su meta era llegar a la meta.

Se inician las competencia de la Olimpiada; Ex Cadetes jóvenes, maduros, cuarentones, cincuentones y otros, se sienten atletas para competir o acompañar con sus barras a su Promoción que una vez más vuelve a competir; las arengas promocionales que se habían quedado congeladas en el cielo brumoso de la Perla, toman forma y se escuchan cual sinfonía, desde el despertar de la corneta que los removía de su añejo camarote hasta la llamada a rancho para que sus ansiosos estómagos juveniles quedaran satisfechos. Todo vuelve a tomar vida, gritos, abrazos, cervezas y amistad es el escenario… allí esta Carlos.

Se da la partida, suena el disparo y el está en el agua, cada brazada con el pecho erguido le hacen sentir que está vivo, está compitiendo y debe ganar, en su memoria esta el pabellón central del Colegio militar con la Bandera en alto…..llego a la meta, sale de la piscina y los brazos de los promocionales lo rodean haciéndole olvidar el frio del agua.

¡GANADOR! MEDALLA DE ORO:

CARLOS………., esta sobre el podio, siente que su cuerpo se estremece cuando le colocan la medalla y su pecho se ilumina como una ¡Antorcha Leonciopradina! Y ante la sorpresa de todos exclama ¡ALTO EL PENSAMIENTO COMO UNA BANDERA! …LO QUE ES RESPONDIDO CON EL HIMNO DEL COLEGIO MILITAR LEONCIO PRADO.