CMLP VEINTIUNA - CMLP XXI PROMOCION
  CRONICAS
 

CRONICAS

DE VUELTA AL COLE
DESCANSE EN PAZ MI MONITOR
YUNZA VEINTIUNICA
LOS CAUSANTES
IR Y VENIR VEINTIUNICO
REUNION EN MONTREAL
 

DE VUELTA AL COLE

Crónica de la Encerrona Veintiúnica 2014
 
En las últimas semanas, cerca de diez millones de escolares de nuestro país regresaron a las aulas, de ellos, 364 lo hicieron como cadetes del Tercer Año del Colegio Militar Leoncio Prado. El pasado viernes 21, ochentaidos integrantes de otra promoción también retornaron a su querido CMLP y se unieron a los de la Septuagésima, conmemorando un acontecimiento que marcó sus vidas para siempre. Algunos de los "cadetes" que se "internaron" ese día lucían brillantes calvas, otros, plateadas cabelleras, pero todos ellos, respetables arrugas que ni la cirugía plástica podría disimular. Los soldados de guardia en la puerta de la Av. La Paz pensaron seguramente que ese grupo de "muchachos" uniformados que volvían al colegio sufrían de algún tipo de envejecimiento prematuro, pero no era así. Se trataba de los ex-cadetes pertenecientes a la Vigésima Primera Promoción del CMLP, que iniciaban la celebración del Quincuagésimo Aniversario de haber ingresado al emblemático plantel de La Perla del Callao.
 
LLEGANDO AL CMLP
REENCUENTROS
PASANDO LISTA CON LOS CADETES
INGRESANDO AL COMEDOR
Fue así, que antes de las seis de la mañana del mencionado 21, empezó el retorno al "cole" del contingente veintiúnico. La gran mayoría lo hizo procedente de Lima y Callao, pero también y digno de destacar, otros lo hicieron desde un poco mas lejos, como Fernando Loayza y Juan Velásquez, radicados en Pucallpa y Tacna respectivamente, Lauro Soldevilla, que vive en Venezuela, o César Peña, Francisco Astete, Gonzalo Malpica y Alberto Osterling, llegados de los Estados Unidos, así como Alejandro Ríos, venido de España y Jorge Escalante procedente de Suecia. Poco a poco y luego de las tradicionales muestras de hermandad, "La Veintiuna" fue tomando cuerpo y a las 06.30 horas ya se encontraba formada para pasar lista al lado del Batallón de Cadetes del Colegio Militar.
 
DESAYUNANDO
DEJANDO OFRENDAS
Tras la primera lista del día y luego de recibir el cordial saludo de oficiales y cadetes, la XXI fue invitada a pasar al comedor, confiriéndose a sus integrantes el honor de actuar como Jefes de Mesa de cadetes de los tres años. Durante el rancho matutino, pudieron comprobar que luego de tanto tiempo, algunas formas habían cambiado pero el fondo se mantenía igual, no por algo estaban sentados en las mismas duras sillas que ocuparon cincuenta años atrás. Los que desayunaron en mesas de Tercer Año, tuvieron la primera oportunidad de dirigirse a quienes a partir de ese día son "ahijados" de los veintiúnicos, en general les entregaron mensajes de optimismo para sus días en el CMLP y la vida que tienen por delante, pero fundamentalmente les demostraron con el ejemplo, que la esencia leonciopradina es fuerte y dura para siempre.
 
PASANDO LISTA DEL 64
Luego del desayuno, los veintiúnicos agrupados por secciones del 3er Año, dieron la bienvenida oficial a sus hermanos de la "Legión Extranjera". Posteriormente vino el relajo, algunos jugaron fulbito o se remojaron en la piscina, otros optaron por reunirse en el Casino, compartiendo experiencias con los cadetes que recalaron por ahí a la hora del recreo. Pasado el mediodía todos esperaron oír un toque de corneta que nunca llegó y que en otras épocas fue la señal inequívoca de que el rancho estaba listo para darle trámite, pero ello no hizo falta pues el programa coordinado con el Coronel EP Cromwell Espinoza, Director del CMLP, se cumplía al pie de la letra.
 
FUTBOLEROS
CORTE DE PELO
En el almuerzo, muchos de los ex-cadetes de la XXI, ocuparon los mismos puestos que tuvieron en la mañana. Esta vez, los "Jefes de Mesa" de Tercer Año encontraron a sus "ahijados" mucho mas comunicativos y para su sorpresa, la gran mayoría de ellos expresó su anhelo de seguir una carrera militar, al egresar del CMLP, cosa que no era así en otras épocas. También les sorprendió ver que en la actualidad, el personal militar, el administrativo y el plantel de profesores, almuerza junto a los cadetes en su viejo comedor, algo realmente impensable hace medio siglo.
 
REFRESCANDOSE
AUTOR DE LA NOTA CON SU TOCAYO
Al salir del comedor, el Brigadier General de la XXI, recibió un pedido especial de su homólogo de la LXVIII Promoción, solicitándole que dirigiera un mensaje a los cadetes de Quinto Año, acto que se realizó de inmediato en el auditorium, ante la presencia de varios integrantes de la Asociación de Padres de Familia del CMLP. Lo anecdótico de él, fue que al agradecer las muestras de respeto de "La Sesentaiocho", "La Veintiuna" lo hizo con el clásico aplauso leonciopradino, ante los rostros sorprendidos de los jóvenes cadetes, que al parecer lo desconocían de plano, puesto que mientras los veintiúnicos se retiraban del recinto, podían escuchar como los chicos empezaban a practicarlo.
 
CON QUINTO AÑO
GALLARDETE RECORDATORIO
A continuación, se dio inicio a la Ceremonia de Padrinazgo de los recién ingresados. Inédito evento que rompió una antigua tradición leonciopradina, al crear un lazo de unión entre una promoción par y otra impar. Bajo el mando del monitor veintiúnico por excelencia, Fernando Holguín Quintanilla, vino el emotivo encuentro de las escoltas de ambas promociones frente al Pabellón Central, donde la XXI hizo entrega a la LXX del gallardete que rememorará por siempre, esta celebración interpromocional. Luego los cadetes de Tercer Año recibieron significativos recuerdos de manos de los veintiúnicos, devolviéndoles la cortesía con un marcial desfile que emocionó nuevamente a sus flamantes "padrinos".
 
ENTREGANDO EL GALLARDETE
PADRINAZGO
Terminado el desfile, los veintiúnicos, maletín en mano se dirigieron a las cuadras donde pernoctarían esa noche. El duchazo vivificante, la tendida de camas y un breve descanso en ellas, les trajo a la memoria cincuentenarios pero imborrables recuerdos. Antes de las siete de la noche y ya con el uniforme Nº 1, se encontraban listos para la ceremonia que se realizaría a continuación en el Casino de Cadetes. El ingreso al Casino trajo consigo gratos reencuentros. El Presidente de la ALCMLP, Don Mario del Castillo Gálvez, acompañado por representantes de varias promociones, el primer director leonciopradino del CMLP, Coronel EP (R) Juan García García, los ex-profesores, Luis Montoro Guimarey (X Promoción) y José Rouillón Delgado, así como el ex-instructor Teniente Coronel EP (R) Sergio Moreno Soplapuco y otros invitados, se confundieron en abrazos con los veintiúnicos, mientras aguardaban el inicio de la ceremonia. Tras las notas del Himno Nacional hicieron uso de la palabra, el Jefe de Batallón del CMLP, Mayor EP Kenn Yabuhadba Moscoso y el Presidente de la XXI Promoción, Germán D'Angelo Serra. Posteriormente el conferencista invitado, Dr. Eduardo Castillo Ramírez resaltó la importancia de la amistad en el desarrollo humano y el Presidente de la Comisión Bodas de Oro de la XXI, Ernesto Furukawa Obara, explicó la finalidad que tiene su promoción al apadrinar a los recién ingresados cadetes de la LXX.
 
INVITADOS
NIÑOS CANTORES DE LA PERLA
Antes de cerrarse el acto con la entonación del Himno Leonciopradino, Don Sergio Moreno Soplapuco, con emotivas palabras expresó el orgullo que sentía de haber sido oficial instructor de una promoción ejemplar. A continuación se sirvió el Vino de Honor, el cual fue preámbulo de la parrillada compartida por todos los asistentes. Terminada esta, y al ritmo del Karaoke instalado para la ocasión, los de más afinada voz entonaron innumerables temas de los años maravillosos de su juventud, antes de que hiciera su aparición el conjunto criollo, llegado para la celebración del cumpleaños del veintiúnico Gonzalo Malpica Navarrete y que acompañados por Víctor Alvarado Mendoza, en la guitarra y Felix Herrera Aguilar con el saxofón, alegraron a los presentes hasta la medianoche de un día inolvidable para la XXI Promoción.
 
JARANA CRIOLLA
INSOMNES
Agotados tras veintiún horas de duro trajín, puesto que casi todos los desplazamientos los hicieron marchando o a paso ligero, los veintiúnicos retornaron a las cuadras buscando el sueño reparador. Sin embargo unos cuantos insomnes, bien abastecidos con botellas aún sin trámite, continuaron celebrando hasta las tres de la mañana, con volumen bajo para no despertar a los cadetes de Tercer Año que dormían en un piso superior, pero no tanto como para no jorobar a sus compañeros de promoción.
 
WALTER OLIVERA OFICIANDO
Llegado el nuevo día, el contingente veintiúnico, despertó temprano a fin de estar listos para el desayuno sabatino, con excepción de los nocturnos celebrantes, caídos en brazos de Morfeo y de Baco también. Por suerte, el retorno a las cuadras de  los que si desayunaron, sirvió para ponerlos en pie y asistir en conjunto al oficio religioso celebrado en la capilla por el también ex-cadete veintiúnico R.P. Walter Olivera Sánchez, quien en nombre de todos agradeció a Dios, permitirles continuar en este mundo para poder disfrutar de la fraternidad sin límites surgida cincuenta años atrás en el Colegio Militar.
 
¡VAYAN EN PAZ...!
Finalizada aquella jornada para el recuerdo, la muchachada veintiúnica, agotada pero haciendo de tripas corazón, lejos de retornar a sus hogares y fiel a su gran espiritu de participación en las actividades leonciopradinas, se quedó en el colegio militar, para desfilar en la Inauguración de los Juegos Leonciopradinos 2014 y de "yapa" llevarse la medalla de oro en la competencia de tiro al sapo. Pero eso es ya, un capítulo aparte de la historia de la XXI Promoción del Colegio Militar Leoncio Prado.
 
OTRAS CRONICAS
DESCANSE EN PAZ MI MONITOR
YUNZA VEINTIUNICA
LOS CAUSANTES
IR Y VENIR VEINTIUNICO
REUNION EN MONTREAL